Facebook Twitter Email Youtube

 

El próximo viernes 1 de junio se estrena en Teatro del Anglo, “HUMORES QUE MATAN” (Central Park West), una comedia de Woody Allen,con un elenco de lujo  (por orden de aparición) : Laura Sánchez, Gabriela Iribarren, Franklin Rodríguez y Ana Laura Romano, bajo la dirección del reconocido y prestigioso Mario Morgan.
Asistente de dirección: Juan Carlos Doldán.
Vestuario masculino: Studio Muto.
Traducción: Fernando Masllorens y Federico Gonzalez del Pino.
Las funciones serán viernes y sábado a las 21 hs. y domingos a las 19 hs.
Las entradas ya están en venta por Red UTS.
Breve reseña de la obra:
PORQUE LA INFIDELIDAD EMPIEZA POR CASA:
Todo ocurre en el corazón de Manhattan, en un apartamento de Central Park West donde una exitosa pero insoportable siquiatra acaba de ser abonada por su marido por otra mujer. Con el estílo característico de Woody Allen, esta comedia entreteje una serie de situaciones límites que descubren los más oscuros secretos de estos seres humanos inmersos en apariencias, mentiras, amores y traiciones con ambientación musical del propio Woddy Allen con su banda de jazz y un ritmo poblado de carcajadas.

CENTRAL PARK WEST es una avenida de Manhattan, en Nueva York, que como su nombre indica está situada a lo largo de Central Park. Allí ubica Woody Allen esta comedia que es un retorno a sus temas favoritos: el amor, el sexo, la traición, la muerte. El que sea una comedia indica que es un regreso a sus fuentes genéricas: teje y desteje las complicadas relaciones de parejas en crisis. De hecho Woody Allen sostiene que si se quiere ser feliz hay que vivir de ilusiones y mentiras, porque la realidad es mucho más difícil. El arte es simplemente una mentira que nos permite descubrir la verdad, para soportarla. “Esa es mi perspectiva de la vida: la vida es siempre una experiencia oscura, dura, una pesadilla. La única manera que se puede sobrevivir en el mundo es si uno miente, se miente. Si no, la vida se vuelve insoportable”, sostiene Woody.

No parece extraño que Allen haya escrito esta comedia luego de una turbulenta separación amorosa y si su lenguaje parece fuerte recuerden las declaraciones de su ex mujer Mia Farrow.  Si bien no hay en el teatro la ocasión de advertir al público que “cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia”, aquí también un matrimonio se descompone por el affaire que él mantiene con una chica de 21 años, la edad que tenía su hija adoptiva Soon-Yi cuando comenzó su romance con Allen en 1991. Central Park West es la calle de Manhattan donde vivía Mia Farrow con sus cuatro hijos naturales (uno de ellos con Allen) y cinco adoptados. Durante su relación, Allen y Farrow nunca vivieron juntos. En la realidad Farrow es la madre adoptiva de Soon-Yi.  En la obra, una psiquiatra descrita como un verdadero monstruo trata de ayudar a una chica a superar un miedo visceral a los hombres. “Mi forma de bromear es decir la verdad. Es la broma más divertida”, es una de las frases célebres de Woody Allen.


El encadenamiento de equívocos y tropiezos amatorios que constituyen la trama de la obra es una buena ilustración de  la tesis de Allen. Por encima de esa calesita de encuentros, desencuentros, amores y desengaños, está la amenaza de la muerte. “Traten de evitarla, si pueden”. A  sus 76 años Woody declara: “Digan lo que digan, no hay nada bueno de hacerse más viejo. Uno se hace más sabio, más sereno. Pero no hay ninguna ventaja”.